sábado, 13 de agosto de 2011

Capi. 19*


George salió corriendo a toda velocidad, y Paul detrás de él. Me quedé unos segundos ahí parada, pero luego reaccioné y los seguí. Al salir del restaurante era un pasillo que a lo último, daba a un elevador y para la suerte de George, el elevador acababa de llegar. Se metió y pulsó Planta Baja. Paul estaba a punto de llegar a él, cuando se cerró la puerta y sólo pudo ver cómo George se despedía de él burlonamente. Volteó a todos lados en busca de una solución para llegar a él, y entonces vio las escaleras. No le quedó de otra. Yo como traía vestido y no podía correr, me esperé hasta que llegara el otro elevador.

Mientras, el elevador de George estaba llegando. No lo pensó dos veces y salió corriendo del lugar con unos segundos de ventaja. Paul lo vio a lo lejos y fue detrás de él.
Antes de que George cruzara la calle, alguien lo agarró del saco y lo jaló, tirándolo en la banqueta. Lo volvió a agarrar para levantarlo, pero esta vez del cuello de la camisa, llevándolo hasta unas jardineras para alejarse de las personas a su alrededor. Cuando llegó mi elevador, volteé por todos lados en busca de los chicos. Entonces a través del vidrio, pude ver a Paul que lo tenía sujeto del saco. Salí corriendo para apartarlo, cosa de la que me arrepentiría después. Tomé a Paul de los hombros, pero era tanto su rabia, que cuando lo hice, me empujo, entonces yo caí en el suelo.

George: (tn)!! Mira lo que hiciste imbécil!-le decía a Paul
Paul: Cállate!

Lo jaloneó y entonces le dio un golpe en la cara. Lo volvió a agarrar y le volvió a pegar, haciendo que el traje de George se abriera de las rodillas y su cabeza pegara contra una piedra, dejándolo casi inconsciente.

Paul: Cobarde
Entonces lo volvió a agarrar para darle el segundo golpe, cuando alguien llegó por detrás y lo separó. Eran Ringo y John, acompañados de las chicas. Ringo le puso una manta en la cabeza a Paul y otra a George para que nadie les reconociera.

Paul: Suéltenme! Suéltenme que lo mato!

Luisa e Isa corriendo hacia mí para ayudarme a levantar.

John: Calma Paul!
Yo: Cómo dieron...
Luisa: No vimos a George-interrumpió- así que supusimos que había venido a arruinar la cita.
Isa: Ahora vámonos.

Me colocaron una mano en la espalda y me llevaron para el carro. Yo pasé a lado de Paul y ni le quise ver.

Paul: John, tenemos que hacer una parada-decía preocupado y a la vez enojado.
John: Por?
Paul: El imbécil hizo que me dieran camarón.
John: Mother of god. Ya vamos.

Isa escuchó y se acercó a Ringo.

Isa: Qué pasa con el camarón?
Ringo: Paul es alérgico y se hincha como bomba.
Isa: Tipo Will Smith en Hitch?
Ringo: Exacto
Ambos rieron.

Ya que habíamos comprado carro, John manejaba ahora, Paul iba en el asiento del coopiloto y George con nosotros atrás, pero algo alejado de mí. Nos fuimos y en el camino paramos en una farmacia. John bajó a comprar unas cosas, de las cuales ni pregunté, ya que me estaba durmiendo en los brazos de mis amigas. Volvió y entonces nos marchamos a la casa. Llegué y me encerré en mi habitación, junto con Luisa e Isa. Quisieron que les contara lo que sucedió, así que eso hice.

Mientras en la habitación de Luisa, John le ayudaba a Paul con la medicina, mientras este ya comenzaba a hincharse.

John: Bueno, con esto se te quitará, Will-dijo gracioso.
Paul: Já-já qué chistoso.
John: Va a tardar a que (tn) te perdone, hermano.
Paul: Lo sé, fui un
John: Idiota-interrumpió.
Paul: Bueno, gracias por terminar mi frase.
John: No hay de qué-guiñó el ojo.

Les había dicho a las chicas que necesitaría un tiempo a solas, así que se retiraron de la habitación y se fueron a la cocina, donde Ringo curaba a George de las heridas.

Ringo: Sí te dio tus buenos golpes.
George: Sí... Ah!-se quejó.
Ringo: Lo siento, esto arde, lo sé.
Luisa: Te pasaste George.
George: Lo hice por algo.
Isa: Por qué?
George: Es que... creo que siento algo por (tn), pero ahora con esto no sé qué va a pasar.
Isa: Aw, qué tierno es.
Luisa: La conozco, ya se le va a pasar. Te podemos ayudar, si quieres.
George: Hablan en serio?
Luisa: Sí, aparte nos gustas más para ella. Paul es un mujeriego, se me hace.
Ringo y George: Pues no te equivocas.
Los cuatro rieron.
Luisa: Bueno, nos vamos que tenemos que dormir. Descansen.

Se acercó a Ringo y este aprovechó y le dio un beso en la mejilla, algo cerca de lo labios. Esto provocó que Isa se molestará un poco.

Isa: Bueno, yo me voy, adiós.
Fingió una sonrisa, y salió de la habitación.

Luisa: Le pasa algo?
Ringo: No lo sé-dijo sorprendido.

Y en verdad, no sabía.

Continuará...

~~~~~~~~~~~~

KMSGKMKGMDKF CHICAS Perdón, perdón, perdón!! Tardé mucho en publicar, lo siento :c
Pero ahora sí, trataré de publicar lo más rápido que pueda c: En serio.

Muuuchas gracias por leer esta nove, se los agradezco mucho ^^

martes, 2 de agosto de 2011

Capi. 18*


George sabía la dirección del lugar ya que había estado escuchando a Paul a escondidas hablando con John. Cuando llegó al lugar, rápidamente nos localizó a lo lejos, y fue a sentarse a cuatro mesas de la nuestra. No sin antes agarrar una carta, para taparse la cara. Se sentó de espaldas, y puso un espejo escondido enfrente de él para poder observar todo.

Nosotros pedimos lo nuestro, y enseguida el mesero se llevó las cartas junto con la orden.

Mientras que con George, el mismo mesero se le acercó, y le preguntó que si qué tomaría, a lo que respondió que una simple limonada.

Cuando volvió con ella, George le llamó para pedirle algo.

George: Necesito un favor.-murmuró.- necesito que arruines la cita del chico que está allá-.dijo señalándonos con la ceja enarcada, ya que no podía voltear-.
Mesero: Está loco? No sabe ni quién es.
George: Si no supiera no te lo estaría pidiendo.
Mesero: No puedo. El señor McCartney ya ha pagado todo.
George: Cuánto te dio?
Mesero: Me temo que no puedo responderle.-se hacía el difícil-.
George Hey, tú sí no sabes con quién estás hablando
Mesero: Lo siento, pero no puedo hacerlo. Me correrían
George: Soy George Harrison.-dijo sacándose un poco el disfraz-. aquella es la chica que me gusta, y si no haces algo, haré que te corran de todas maneras. Te pago el doble de lo que te dio.

El mesero le miró sorprendido, pero luego ya más calmado, le preguntó:

Mesero: Qué hago?

George enarcó la ceja, le escribió en un papel todo, y después se lo entregó.

Yo: Qué linda noche
Paul: Contigo todo es lindo
Yo: Paul...
Paul: (tn).-tomó mi mano, acercándose a mí. Estaba a punto de decirme algo, pero lo interrumpieron. El mesero ya venía para entregarnos las bebidas, pero antes de llegar tropezó con algo, haciendo que los vasos salieran volando, y toda el agua cayera sobre Paul. Inmediatamente este se levantó.

Paul: Hey! Qué demonios te pasa!?
Mesero: Lo siento señor McCartney
Paul: Lo siento nada! Traime algo!

El muchacho rápidamente entró a la cocina por un trapo. Esto consistía en el plan de George.

Yo: Déjame te ayudo, Paul.-me ofrecí levantándome de mi asiento-.
Paul: No, no te preocupes. Fue el tipo ese
Yo: Fue tan sólo un accidente.
Paul: Qué accidente ni qué nada!

Lo vi tan enojado, que mejor decidí sentarme.

Minutos después el chico volvió con un trapo, y Paul se lo arrebató. Después de un rato de estar platicando, Paul volvió a colocar su mano sobre la mía, acercándose más que la última vez.

Paul: Eres muy hermosa

Yo no sabía qué decir, tenía a Paul McCartney a seis centímetros de mí, y de a poco se acercaba más, y más. Inmóvil ahí, fui cerrando los ojos. No sé por qué lo hice, pero los cerré. Estaba a punto de pasar, cuando volvieron a interrumpir. Empezaron a salir todos los empleados de la cocina, con charolas en las dos manos, agitándolas o golpeándolas entre ellas, formando un escándalo. Se acercaron a nuestra mesa, y empezaron a cantar las mañanitas. Mientras lo hacían, un muchacho se acercó a la mesa, y nos dejó un pastel. Paul colocó los ojos en blanco, y se alejó de mí.

Paul: Aquí no es el cumpleaños de nadie!

Todos pararon, y se nos quedaron viendo.

Chef: Ah, no?
Paul: no!
Mesero: Ups, perdón, nos equivocamos. Pero les dejamos el pastel
Mesero 2: Y de paso lo que hacemos siempre.-volteó a ver a su compañero, y le guiñó el ojo-.

Fue entonces cuando uno se acercó por detrás de Paul, colocó una mano en su cabeza, y la presionó; haciendo que su cara se estampara en el pastel.

Mesero: Reglas son reglas.

Nos guiñaron el ojo, y se marcharon.

Paul: Demonios!

Agarré mi servilleta, y se la pasé para que se limpiara.

Después de todo aquello, llegó la comida. Empezamos a comer todo muy bien, hasta que Paul llegó al pollo, ahí empezó a balbucear, a brincar y a mover las dos manos como loco.

Yo: Estás bien? Qué pasó? Paul!.-preguntaba cada vez más preocupada-. Por favor, traigan agua!

Uno de los meseros se acercó corriendo con al parecer agua, y se la dio a Paul. Él lo tomó, y empezó a beber, cuando de pronto lo escupió todo.

Paul: Qué es esto!?
Mesero: Ups, es el agua de los platos sucios.
Paul: Qué!?
Mesero: Fue lo primero que vi. Lo siento.

Todos nos quedamos en silencio cuando escuchamos una risa a nuestras espaldas. Paul se fue dando vuelta para ver al que lo hacía. Cuando el hombre se percató de todo, quedó en silencio total. Paul se acercó a él lentamente, colocó una mano sobre su sombrero y jaló de él, sacándolo al descubierto.

Yo: George...?

Inmediatamente se paró, y dejó un dinero sobre la mesa.

George: El dinero de la limonada, adiós!

Continuará...

http://andcloseyoureyes.blogspot.com/ Una de mis otras novelas ^^
Gracias!

sábado, 30 de julio de 2011

Capi. 17*


Ahora cambia sólo en esta novela; aquí sólo vas a narrar tú. (:

Yo: Cómo estás Paul?.-pregunté separándome de él para poder observarle la cara-.
Paul: Muy bien, Ya que estoy aquí contigo.-sonrió-. Abriste mi regalo?
Yo: Eh… sí
Paul: Es hoy a la noche. Estoy ansioso.-murmuró mientras se acercaba para susurrármelo en el oído-.

George que ya estaba harto de eso, se acercó para interrumpirnos.

George: Bueno, creo deberíamos irnos. Si no, no se van a calmar las fans.
Yo: George tiene razón
Paul: bueno.-miró a George molesto-.
George: Vamos.-me decía mientras me colocaba el brazo para irnos. Lo tomé y salimos para irnos a la limusina-.

Las chicas hicieron lo mismo, tomaron del brazo a cada Beatle, y salimos para irnos. Camarógrafos esperaban abajo en el aeropuerto. Policías se acercaron y nos abrieron un canal para llegar directo a la limusina. Nosotras nos tapamos la cara con los suéteres para que no nos tomaran fotos. Pero claro, los medios metiches preguntaban cada vez que pasábamos por un lado de ellos que si quiénes éramos, y nosotros simplemente los ignorábamos. George me tomó por detrás en los hombros, y me guió hasta donde parecía ser la limusina. Entramos corriendo, mientras las fans alocadas, se acercaban para golpear los vidrios del carro. A mí siempre me habían alarmado los golpes, así que comencé a ponerme nerviosa, y George y Paul se dieron cuenta de eso. Me rascaba la cabeza, o me movía a todos lados de donde golpeaban. George intentaba calmarme, pero yo le daba manotazos.

Yo: Oh George! Perdó…
George: Nono, tranquila, ven.-me abrió sus brazos, y yo me acerqué a él para que abrazara, y me cubriera-.

John le echó una mirada de burla a Paul, y este sólo lo ignoró, y se volteó a otro lado.

El carro no podía pasar por las fans, así que otra docena de policías se acercaron para abrir paso. Fue ahí cuando comencé a calmarme. En cuarenta minutos llegamos a casa, y lo primero que hicieron los chicos al llegar, fue irse a dormir. Nosotros les preparamos nuestras camas, debían estar muy exhaustos. Paul tomó mi habitación, George la suya, John la de Luisa, y Ringo la de Isa. Mientras nosotros, decidimos salir un rato de compras por mi vestido para la noche. Luisa estaba mucho más entusiasmada que yo por esa cena. Paul me había dado un dinero para que fuera a uno de los lugares más caros a comprar mi vestido. Me sentía como actriz de Hollywood. Entramos a varias tiendas, y a las chicas también les habían dado un dinero.

Luisa: Ya sé cómo se siente Vianney cuando viene a comprar algo a estas tiendas.-decía mientras buscaba entre la ropa-. Qué linda ropa, Dios!

Después de andar buscando, cada quién compró lo suyo. Y después de todo, opté por comprarme un vestido color rojo, de strapples que llegaba hasta por un poco arriba de la rodilla. Las chicas me daban sus opiniones.

Isa: Te queda perfecto
Luisa: Si fuera Paul, ya estuviera comiéndote
Yo: Siendo tú también puedes.-reí-.
Luisa: Soy tan compartida, que le voy a dejar todo a él. Ya será su decisión si comparte con George (?
Yo: Mejor cállate.-reí.-
Y fui a quitarme el vestido.

Se lo di a una muchacha que lo llevó a la caja, donde me lo empaquetaron, y me lo dieron. Saliendo de ahí nos fuimos a la casa, donde pasaron toda la noche arreglándome.

En la habitación de Paul, John le acomodaba el moño y corbata.

Paul: Y? Cómo me veo?.-se miraba al espejo-.
John: Apetitoso
Paul: Gracias, pero no te voy a dejar comerme
John: Es todo para (tn), no? Bueno, por lo menos me dejan los huesos?
Paul: Mmm… lo pensaré.

Mientras en mi habitación, las chicas trataban de arreglarme, pero entre las dos no podían trabajar.

Luisa: A ver, quítate Isa, que no dejas que le haga los rulos.
Isa: La estoy maquillando, espérate.
Luisa: Quítate Isa!
Isa: Déjame en paz, Luisa.
Luisa: La voy a peinar
Isa: Espera un poco.-le empujaba-.
Luisa: No!

Ya enfadada, me paré yo.

Yo: Bueno, ya! Tú Luisa me peinas, mientras tú Isa me maquillas. Listo.

Las dos se voltearon a ver mal, pero al final aceptaron trabajar así, lo cual funcionó. Después de todo eso, Paul estaba listo, y ya me esperaba afuera, en la entrada de la casa. Luisa salió para darle la noticia de que ya iba.

Luisa: Espero y no te desmayes, Paul
Paul: Pues está difícil… Cómo me la dejaste?
Luisa: Hermosa, ni la vas a reconocer a la mugrosa
Paul: Qué mala eres, Luisa.-rió-. Pero gracias.

Fui saliendo de mi habitación, algo nerviosa. Cuando llegué a la sala, y di vuelta para llegar al pasillo, John estaba ahí en el sillón de la sala, donde me guiñó el ojo. Cuando por fin me asomé, pude ver cómo el semblante de Paul cambió. Quedó boca abierta, y yo para no verlo, me volteé a otro lado, ya ruborizada. Todos nos estaban viendo, hasta George que observaba todo de mal plan desde un sillón la sala.

Yo: ehm.. Bueno, nos vamos?
Paul: Claro, claro.-se acercó a mi oído para murmurarme algo-. Te ves hermosa.- Antes de alejarse, me dio un beso, acompañado de un guiño para George, haciendo que este se enojara más, y se fuera a su habitación.-. Bueno, vamos

Salimos, y una limusina esperaba afuera por nosotros. Cuando llegamos, el lugar era en un edificio, en el último piso, que era giratorio. Era hermoso todo, y tenía una forma circular. Paul se acercó, y me ofreció una silla caballerosamente, cuando un mesero se nos acercó, y nos entregó las cartas.

Mientras que con los chicos, George estaba en su habitación algo nervioso y enojado por la cita. Se estaba ideando un plan para arruinarla, y cuando lo hizo, tomó sus llaves, y salió a hurtadillas para que nadie le viera. Tomó un taxi, y se fue directo al restaurante, disfrazado para que nadie lo reconociera.

Continuará...

sábado, 16 de julio de 2011

Capi. 16*


Yo: Luisa, yo ya tengo novio. –la miraba mal-.
Luisa: Quién? Andrew? Ese ni te quiere (tn). Además se nota que estos dos mueren por ti. –enarcaba una ceja-.
Yo: Pero yo amo a Andrew, y nada va a cambiar.
Luisa: Sí, claro. Ni tú te la crees. Además, en estas últimas semanas, Andrew te ha llamado? No! Ves? No le importas!
Isa: Luisa! No seas tan mala con (tn). –la volteó a ver mal-.

Yo me fui a la sala a sentar, alejándome de todo aquello, perpleja por lo que Luisa me había dicho. Era verdad, Andrew no me había llamado, y cuando yo le llamaba, él no contestaba. Pero confiaba, en que él me amaba, y estaba ocupado en algunos planes. O no...?

Los siguientes días pasaron rápido. Faltaban cuatro horas para que los chicos llegaran, y nosotras ya estábamos emocionadas. Los habíamos visto por la televisión en los conciertos que habían dado. Pero queríamos verles sus caras en persona, saber su opinión. Ya habíamos llegado al aeropuerto. Llegamos tres horas antes, con eso de que las fans iban a ir llegando para hacerse bola y ver a sus amados. El aeropuerto lo cerrarían como media hora después. Sólo pasaría gente que iba a tener un vuelo. La gente que iba a llegar para ver a sus familiares o amigos, las alejaron a otro lugar, por si unas se querían colar. A nosotros nos querían mandar con ellas, pero uno de los guardias de ahí se acercó, y les explicó que nosotras íbamos con los Beatles, que nos había visto cuando ellos se habían ido. Nosotras le agradecimos, y él nos llevó a una sala apartada para cuando ellos llegaran.

Señor: Son sus novias?
Yo: Eh? Ah, nonono –dije nerviosa-.
Luisa: Sí señor. Yo soy la novia de John, Isa la novia de Ringo y mi buena amiga es la novia del señor Harrison-McCartney .-mintió-.
Señor: Anda con los dos?.-preguntó sorprendido, y volteándome a ver-.
Yo: N-no…!.-antes de decir algo más, Luisa me colocó la mano en la boca y me hizo callar-.
Luisa: Ya sabe, es que son irresistibles.-le guiñó el ojo-.
Señor: Sí.-rió-. Bueno, aquí llegamos. Por petición de los señores; Lennon, McCartney, Starr y Harrison, ustedes pueden pedir lo que sea.

Nos llevó a un restaurante, en el segundo piso, con vista a la autopista donde llegaban los aviones, era genial.

Luisa: Qué!? Está bromeando? –exclamó sorprendida-.
Señor: No. Ellos me lo pidieron. Pueden pedir lo que sea.-sonrió-.
Luisa: Bueno, ya que usted insiste…
Isa y yo: Luisa! –la miramos con una cara de querer matarla-.
Luisa: Qué? El señor me dijo! O no señor?
Señor: Es verdad. Que no les de pena, pueden pedir lo que sea.-nos ofrecía la carta-.
Luisa: Bien, yo quiero una margarita
Yo: Ay Luisa. Bueno, yo quiero unas crepas de nutella por favor.-le ordené devolviéndole la carta-.
Isa: Yo quiero un pastel tres leches.
Señor: nada más?
Yo: no!.-me adelanté a decir-. Así está bien.-sonreí, y Luisa me volteó a ver mal-.
Señor: Ya se lo traen. Aquí las voy a dejar, porque tengo que volver a cuidar. Por aquí van a ver cuando los chicos entren. Ellos van a entrar como la otra vez, por limpieza, y van a llegar aquí al restaurante. No se preocupen.-sonrió-.
Yo: Muchas gracias de nuevo

Él se despidió y se marchó.

Luisa: Está de pelos esto.-dijo mirando a sus alrededores. Entonces le agarraba del cuello de la camisa, y la jalé hacia mí-. Qué demonios te pasa!?
Yo: Por qué dijiste eso de que George y Paul son mis novios? Idiota
Luisa: Es la verdad.-sonrió y la volví a jalar-. Au. Eres una tarada, sigues enganchada con el estúpido de tu novio.
Yo: Él…- algo acaparó mi atención. En la televisión en el canal de las noticias, estaban pasando una entrevista en vivo con los chicos de Led Zeppelin. Rápidamente solté a Luisa, y las tres nos volteamos a ver-. No puede ser…
Luisa: Lo hicimos… Lo hicimos chicas
Yo: Lo sé…
Luisa: Lo hicimos!
Isa: BUENO YA CIERREN LA BOCA! Y déjenme oír.-nosotras la volteamos a ver mal, y después volteamos a la televisión-.

Estaban explicando todo. Explicaban que tres chicas los encontraron, y que les ayudaron a encontrar a su manager, que ellas les impulsaron a volver, y que les debían mucho. El reportero les preguntó que si quiénes eran, pero ellos respondieron que lo mantendrían en el anonimato, a lo que nosotros respondimos con un suspiro, aliviadas.

Llegó lo que ordenamos, y nos dispusimos a comer. Luisa pidió otra margarita y a nosotras nos bastó con lo que habíamos pedido. Faltaba una hora y ya estábamos todas nerviosas y emocionadas. Sólo quería ver a George, y preguntarle que cómo le fue. Le había agarrado un terrible cariño como amigo. Pero los comentarios de Luisa de que yo le gustaba, me hacían dudar. No es que fuera a dejar a Andrew, sino que algo me estaba pasando con George...

Luisa: (tn)!.-interrumpió mis pensamientos-.
Yo: Qué?
Isa: Ya están llegando!.-en eso las dos me agarraron cada una de un brazo, y me llevaron hasta el ventanal enfrente de nosotras.-

Se podía observar a lo lejos cómo el avión de los chicos se acercaba, listo para aterrizar. Nosotras nos emocionábamos cada vez que se acercaba más, y cuando aterrizó, pegamos un grito, llamando la atención de los trabajadores. Nos abrazamos entre nosotras tres, y esperamos anciosas a que los chicos llegaran.

Pudimos observar cómo salían del avión y corrían para entrar por limpieza. Los gritos se escuchaban afuera, se habían dado cuenta de que ya había llegado el avión.

Brian y Mal se habían ido a recibir el equipaje, mientras los chicos corrieron para llegar hasta el restaurante. Pudimos observar a lo lejos cómo cuatro cabezitas peludas se acercaban hacia nosotras. Nuestra reacción fue correr hacia ellos, y ellos hacia nosotras. Luisa corrió hacia John, al igual que él hacia ella. Isa hacia Ringo. Y yo hacia George. Paul se quedó parado a medio camino cuando vio que yo iba hacia George. John se dio cuenta, y se volteó hacia él para burlarse.

John: El perfecto Paul ha fallado. Dónde has dejado tus encantos, principe azul?.-Paul sólo se volteó y nos dio la espalda. Me sentí un poco mal, así que pensé que después de saludar a George, lo mejor sería ir con Paul-.
Yo: Cómo les fue, George?
George: Cansado, pero triunfamos.-yo le volví a abrazar-. te extrañé.-me murmuró al oído-.
Yo: Yo también-.torcí el gesto-.
Luisa: Cómo te fue Lennon?
Lennon: Esta semana que pasé sin ti, fue aburrida. Ni las alemanas me satisfacen como tú lo haces (?
Luisa: Cierra el ocico, Lennon. Maldito cerco.-lo volteó a ver mal. Pero luego le sonrió, y lo volvió a abrazar-.
Isa: Te vi por televisión.-sonrió-.
Ringo: Viste que te guiñaba el ojo?
Isa: Los vi todos!
Ringo: Me da gusto.-la abrazó-.

Me alejé de George, explicándole en voz baja que iría con Paul. Él torció el gesto, pero al final aceptó.

Paul: Aléjate Lennon.-dijo cortante, escuchando pasos a su espalda-.
Yo: No soy John.-inmediatamente me escuchó, me volteó a ver-.
Paul: Lo siento... yo.-no terminó de disculparse, cuando lo abracé y le dije que no pasaba nada. George observó todo, y mejor decidió voltearse a otra parte-.

Continuará...

martes, 12 de julio de 2011

Capi. 15*


Yo: Suéltalo Luisa! .- Luisa lo volteó a ver con los ojos entrecerrados, entonces lo agarró de la cabeza y lo pegó contra el muro. Él cayó, y ella lo volvió a agarrar por atrás del cuello del saco para levantarlo.-
Luisa: Así no se escapa .-sonrió-. Y tú que te burlabas de mi karate, (tn)
Yo: Oye... disculpa, tú eres Jimmy Page?
Chico: Lo siento, es sólo que... tengo hambre, y mis amigos no han comido tampoco.
Luisa: Te preguntó algo, contéstale.-lo sacudió del saco, y el pobre quedó aturdido-.
Chico: Sí, soy yo...
Yo: Oh, Dios! Jimmy... podrías dejar ayudarte?
Jimmy: Pues tu amiga no me está ayudando mucho...
Luisa: Hey!...-le sacudió de nuevo-.
Yo: Luisa! -me metí entre ellos dos- Oye Jimmy, podrías llevarnos con los demás? Puedes quedarte con los churros
Jimmy: Quién eres? -entre cerró los ojos-
Yo: Soy amiga de... Los Beatles. Sí, suena estúpido, pero nosotras los acompañamos al concierto, y ellos viven con nosotras. Ellos también salieron del museo
Jimmy: Sí, los vi salir. Mmmmm... bueno, acompañenme. Pero primero, que tu amiga md suelte .-Luisa lo volteó a ver mal. Yo le hice señal con los ojos para que le soltara. Suspiró y lo soltó. Él se dio vuelta, y nos guió.-
Luisa: Confías en este tipo?.-me preguntó al oído.-
Yo: Sí. Además aquí traigo a mi Jacky Chan.-Reí, y ella también lo hizo.-
Luisa: Mira que cobro eh
Yo: Compartimos el dinero eh
Luisa: Me jodiste
Yo: Lo sé

Seguimos caminando, hasta que nos llevó a un callejón. Yo entré primero y luego las demás. Un hombre se asomó, y luego otros dos también lo hicieron.

Robert: Pero qué nos has traido Jimmy?
Isa: Hey tranquilos, sabemos quienes son, y venimos a ayudar
Jimmy: Son amigas de los Beatles. Dicen que viven con ellos.-les explicaba mientras le entregaba dos churros a cada quien-.
Yo: Es en serio, y si no nos creen, tenemos fotos que lo demuestran.
Robert: Bien, bien. Pero a qué demonios han venido?
Yo: A ayudar ya dijimos. Tienen que volver.
Robert: Volver en estas condiciones? Já -me miró serio.-
Yo: Buscando a Peter, su mánager. En eso podremos ayudarles...

Comenzamos a hablar de todo lo que habíamos hecho con los Beatles... Al principio dudaro, pero terminaron accediendo. Les compramos unas bebidas, y nos marchamos.

NARRA GEORGE:

La semana y media que llevábamos en Alemania comenzaba a cansarnos. Los conciertos duraban más, habían más contratos. Brian nos pedía cada vez más. Ya sólo quería volver a casa. Brian nos había avisado que vendrían personas que conocíamos. Nos miramos extrañados, pues no se nos ocurría nadie.

Estábamos en la comida, ahí se suponía que llegaría esa persona, cuando vimos a lo lejos cómo se acercaba a nuestra mesa una señora como de unos sesenta años saltando de alegría. Yo fui el primero en reconocerla.

Yo: Astrid?
John: mírate -rió- estás hecha una pasa.
Astrid: Ya llegarás a mi edad, John.

Fue saludando a uno por uno, con un beso en la mejilla. Cuando llegó a John, este le hizo otro comentario.

John: Pareces mi abuela
Astrid: Quisieras tener una abuela tan genial
John: La verdad sí (?
Paul Y qué ha sido de tu vida?.-le preguntó mientras Astrid se sentaba-.
Astrid: La fotografía, ya sabes. Lo de Stu me sirvió para enfocarme más en mi pasión.
Ringo: A qué romántico -dijo sarcásticamente-
John: Cómo te tiró la menopausia?
Astrid: No has dejado los doce años, no?
John: Yo me mantengo joven, cariño

John y Astrid eran de llevarse mucho. Desde que se conocieron eran así, tipo los mejores amigos. A Cynthia le hablaba mucho de Astrid, en las cartas que John le enviaba en su estancia en Alemania.

Astrid: Al principio no me creí que habían vuelto. Me resultó imposible! Pero veánse aquí. Dios, aun no lo puedo creer.-dijo tocándose la frente-.
George: Tampoco nosotros
Astrid Y qué tal. Ya engancharon, o todavía no?
John: En eso andamos. Pero aquí tus compadres Paul-George están enfocados en una sola
Astrid: Uy... aquí se arma (?
Paul: Ella me quiere a mí.
George: Cuando descubra lo infiel que eres a ver si te sigue queriendo.-se defendió-.
John: Bueh, si hablamos del físico Paul gana machín. Yo sí le daba si fuera (tn). Pero si hablamos del típico novio dedicado, gana George.
Paul: ahora no me apoyas?.-le preguntó enojado por el comentario de John-.
John: Simplemente estoy diferenciando. No le voy a nadie.
Astrid: Yo digo que los dos son apuestos. Si fuera esa chica no sabría con quien decidirme.
John: Terminarías yéndote conmigo (?
Astrid: Prefiero a Ringo.-le volteó a ver, y sonrió-.
John: Me desprecias... está bien -fingía estar destrozado-

NARRA (TN):

A la semana y media seguimos viéndonos con los chicos de Led. Ellos salieron en la televisión, y tuvieron una entrevista. La gente estaba sorprendida, y no lo podía creer. Ya eran dos bandas que salían. Y así iba a pasar, saldrían más y más. A los dos días que haber dado la entrevista, un hombre tocó a la puerta. Regordete, y barbón. Insistió en que era Peter, el manager de los chicos. Yo les llamé, y les dije que había un hombre en mi casa diciendo que era Peter. Llegaron lo más rápido que pudieron. Estábamos tomando el té, cuando los chicos tocaron a la puerta, y al abrirla, quedaron en shock cuando vieron al hombre sentado en el sillón. Peter se levantó y se dirigió a ellos.

Peter: Chicos! -sonrió. Ellos se acercaron y le saludaron-.

Decidimos dejarlos solos para que charlaran un rato en la sala. Estábamos en la cocina hablando.

Yo: Creen que vuelvan?
Luisa: Pues es como que vinieron corriendo hasta aquí sólo por eso.
Yo: No ha vuelto Isa. -miré el reloj-.
Luisa: De seguro vino caminando. No quería seguir el paso de ellos.

De pronto se abrió la puerta de la cocina. Una chica con los cabellos alborotados, y una mirada de querer asesinar a alguien, apareció frente a nosotras.

Isa: La próxima vez mandas a Luisa, estúpida.-se sentó a lado de mí, bofeada-.
Luisa: Corriste lo que no has corrido en toda tu vida -rió-.
Isa: Cállate estúpida, yo soy la que más hago ejercicio en la casa.
Luisa: Y es mejor así, como haces más ejercicio, los encontraste más rápido -sonrió-

Después de estar hablando ahí en la cocina, alguien tocó la puerta y nos indicó que fueramos a la sala. Nos miramos extrañadas, y salimos para ver qué pasaba. Los chicos estaban en la sala reunidos, cuando nos dieron la noticia de que iban a volver. Inmediatamente fuimos a felicitarlos y a abrazarlos. La semana y media que había pasado, nos habían caído muy bien, y con quien más me había llevado fue con Bonzo y Jimmy, a pesar de que Jimmy era un tímido. Luisa se había llevado bien con Robert, e Isa con Jonesy.

Peter iba a preparar todo, así como le habían hecho los Beatles. Los chicos se despidieron de nosotras, y se marcharon para preparar las cosas con Peter.

Luisa: Ese Jimmy tiene su pegue.-decía mientras miraba a la puerta por donde segundos antes, se habían marchado-.
Yo: Tú nomás ves a un chico guapo, y ya te le quieres tirar encima
Luisa: Yo sólo digo la verdad. Suertuda la chica que ande con él. Pero bueno, vamos a ponernos a limpiar, malditas flojas.-decía mientras se iba por un trapeador, para dárnoslo a cada una-.

Esa tarde nos pusimos a limpiar la casa. A decir verdad, yo ya extrañaba a los chicos, así como las otras chicas. Pero a quien más extrañaba, era a George. Los pocos días que pasamos, había sido todo un tierno conmigo. Luisa me hacía burla de que él y Paul se peleaban por mí, pero yo no le hacía caso.

Continuará...

lunes, 11 de julio de 2011

Capi. 14*


Les enseñamos a usar la laptop, cosa con la que nos tardamos más. Les creamos un Facebook a cada uno, y quedaron sorprendidos con tanta tecnología.

John: Y con esto voy a poder contactarme con mis fans?
Luisa: Te recomiendo que tengas tu propia página para ellos, ya que los fans son muy necios, y tu facebook personal tenlo para tus amigos.
John: adoro esto -sonrió-
Yo: Bueno, ya es noche y ustedes se van mañana
John: Vamos a festejar, anda. Ya mañana nos dormimos en el camino, además faltan tres horas para que sean las cinco.
Yo: No, festejamos mucho ya.
Luisa: Sí, John. Recuerda que la última vez te hiciste pi... -no terminó la frase, y John se lanzó sobre ella para taparle la boca-
Yo: Qué? -lo miré horrorizada-
John: No, nada -sonrió nervioso-
Yo: Qué hiciste John...
Paul: Oigan! Mejor sí hay que irnos a dormir, por lo menos dos horas -gritó desde atrás- Ya en el vuelo reconcilio mi sueñito
Isa: Sí, estem, yo me voy, ya duermance ustedes. (tn), vamos, a dormir.
Paul: Te salvé el pellejo idiota, me la debes -le murmuró a John-
John: Yo podía solo
Paul: Sí, claro

Coloqué mi despertador para las cuatro. Me levanté y me fui a prepararles el desayuno a los chicos, debían de estar hambrientos. Todavía no amanecía, así que iba prendiendo las luces. Cuando iba a prender la de la cocina, vi a alguien sentado en la mesa, y pegué un tremento salto.

Voz: tranquila (tn), soy George!
Yo: George! Qué demonios haces aquí?
George: No lo sé... No podía dormir - contestó observando el vaso de agua enfrente de él-
Yo: Qué tienes George?
George: Por una parte estoy feliz porque todo salió bien, pero por otra... No me gustaría volver, (tn). Odiaba mi vida antes, por la parte que siempre tenía que estarme escondiendo, salir ante la prensa, correr de los fans. Se meten en tu vida! En lo que no les importa, te crean chismes, yo no aguanto eso. La verdad... prefiero ser alguien normal. Anelo tu vida! Quiero ser como tú (tn)! -me agarró de los brazos, y yo me asusté-
Yo: No George... no digas eso!
George: No lo entiendes porque no has pasado por ello. Cuando descubran que tú eres amiga nuestra, no van a dejar de molestarte. Pero no sé, Brian de seguro no va a dejar que salgas con nosotros, otra cosa que no soporto. Odia eso, que los fans sepan que... nosotros... salgamos con alguien más. -me volteó a ver- no quiero esto, no lo quiero. No quiero que Brian se meta entre nosotros, ya lo hizo una vez, y no quiero. -casi lloraba, así que lentamente me fui acercando a él, y lo abrecé, lo abracé como a un bebé. Coloqué mi mano detrás de su cabeza, y lo acerqué a mí-
Yo: todo estará bien George, nadie nos va a separar, te lo prometo. -de pronto, sin darnos cuenta, los dos comenzamos a llorar. George se aferró a mí, y escondió su cara en mi cuello. Sentía cómo se humedecía mi cuello y playera, suponía que eran sus lágrimas.-
George: Eres la única que me entiende. Sabes por qué nunca tuve novia tan rápido como lo hacían Paul o John? Porque yo esperaba a la pareja indicada, a la que me entendiera. Y yo pensé que llegó, pero no fue así, fue como las demás. Desde ahí no confié en nadie más, pero contigo, (tn), a ti te creo, tengo toda mi confianza en ti. - me decía aún sin separarse de mí. Mis ojos se abrían cada vez que pronunciaba una palabra, y mi corazón se aceleraba.- no te vayas nunca, por favor.
Yo: George, nunca me iré... te lo prometo .- lo abracé más fuerte-

George era un chico tan misterioso, pero cuando se abría, podía ser el hombre más tierno. Había un niño dentro de él.

Él mismo se ofreció a ayudarme para prepararles el desayuno. Pusimos algo de música, y empezamos a cocinar juntos.

Todo transcurrió rápido, yo fui a cambiarme como pude, y les llamé a los chicos para que se apuraran a bañarse. Las chicas sólo se cambiaron para no gastar más tiempo. Como pudieron desayunaron, e igual que ayer, una limosina pasó por nosotros. Nos llevaron al aeropuerto, y como la gente se había enterado que se iban, el aeropuerto estaba lleno de gente, y se encontraba cerrado por seguridad. Unos policías de acercaron, y nos abrieron el paso. Nos pasaron por limpieza, y así entramos al lugar. Nosotras íbamos todas desgreñadas, pero no nos importó. Fueron a documentar las maletas, y nosotras los esperamos en las sillas de espera. Se nos acercaron, y nos dieron un fuerte abrazo a cada una. Faltaban veinte minutos para que abordaran, pero igual, ya tenían que irse por eso del alboroto que estaba afuera.

John: acéptalo Luisa, no podrás vivir sin mí
Luisa: Te voy a extrañar Lennon... aunque no lo creas - lo volteó a ver mal-
John: Lo creo, lo creo -le guiñó el ojo-
Isa: Te deseo lo mejor Ringo, ahí te estaré viendo por la televisión
Ringo: Yo te saludaré y te guiñaré el ojo. Cada guiño será para ti -le sonrió y la abrazó-
Paul: Te mandaré un mensaje cada día, (tn). Ya sé cómo mandarlos gracias a ti
Yo: Tampoco no te emociones, el saldo es limitado
Paul: Lo recargaré, no importa, con tal de que los mensajes sean para ti.-se acercó y besó mi mejilla delicadamente-. Te extrañaré linda
Yo: Yo también lindo (?

Me acerqué a George, y me le quedé viendo a los ojos. Él me sonrió, y me levantó para abrazarme.

Yo: Todo estará bien, te lo prometo.
George: Te extrañaré. No me quisiera ir, pero... -se alejó de mí y me tomó del rostro con sus dos manos-

Sentí cómo lentamente se me fue acercando, dejando su maleta de mano a un lado. Parecía no importarle nada más...

Brian: Chicos! Al fin los encuentro! Miren llegaron antes que yo! -gritaba y agitaba las manos a lo lejos-
John: Tenía que cagarla alguien. -bufó-
Paul: Eh... (tn)! -se metió entre George y yo al notar la distancia que teníamos uno del otro.- Ayer... te compré algo -sonrió. Pude notar como George tomaba su equipaje de mano, volteaba a vernos, y se alejaba para ya irse. Yo tenía mi vista pegada en él, no en Paul- Hey! (tn)! Estás ahí?
Yo: Ah? Ah, sísí. Qué pasaba?
Paul: Pues... te compré algo -dijo esculcando entre su bolsillo del saco. Sacó una cajita, y me la puso en la mano.- abrela cuando ya me vaya. Espero te guste -se acercó a mí, y me besó la frente. Me sonrió, me tomó de la mano, y después se alejó para seguir a los demás. Yo me quedé ahí parada.-

Rápidamente reaccioné, y me volteé a las escaleras electricas a donde iban. Ringo y John nos agitaban la mano dispidiéndose. Fueron desapareciendo conforme iban abanzando las escaleras eléctricas.

Luisa: Uy, qué te dio el señor McCartney amiga? -me alzaba las cejas y me daba codazos en la costilla-
Yo: Para -reí- deja lo saco -fui abriendo el moño delicadamente, y Luisa e Isa cada vez se emocionaban más. Destapé la caja, y al abrirla, me encontré con un hermoso collar con dije de corazón. Me quedé con una cara de que no me lo podía creer. Esculcándole más, me encontré con dos boletos al fondo- Es de una cena en el restaurante más caro de Londres. Poker face!
Luisa: Qué!? Envida envidia! Te tenemos que llevar a comprar algo (tn)
Yo: Dios, ese Paul...
Luisa: Vamos, vamos -me empujaba para salir del aeropuerto-
Isa: Esperen! Todavía están algunos fans allá afuera, diez minutos.

Cuando ya se fue bajando el gentio, salimos del lugar directo a la casa. Decidimos mejor irnos caminando.

Luisa: Tengo hambre!
Isa: Pero si acabas de comer, golosa.
Luisa: Me importa un cacahuate. Tengo hambre. Vengan -nos tomó de las manos a cada una, y nos jaló a un puesto donde vendían churros-

Después de comprarlos, seguimos caminando, cada una con una bolsa de churros. Íbamos hablando, cuando sentí como alguien me quitaba mi bolsa de churros y se iba corriendo con ella.

Yo: Oye!... -no terminé de decir eso, cuando Luisa tomó al chico del saco, y lo hizo girar hacia nosotras. Quedé impactada cuando le vi el rostro. Un chico de cabello alborotado, y medio largo color cafe. Tez blanca, de cejas pobladas y ojos chiquitos y verdosos. Con esos labios perfectos... y esa nariz...- Dios... se parece a... Jimmy Page
Luisa: Qué haces bastardo? Oh, espera, no contestes, ya sé lo que querías -rápidamente lo pegó contra la pared, y le sostuvo el brazo doblándoselo para atrás. Él se quejó.- Nadie le quita sus churros a mi amiga.
Yo: Espera, espera Luisa! -me acerqué a ella- puede que sea él, recuerda que los chicos nos dijeron que en el museo habían más bandas
Isa: Es cierto...

Continuará...

Ay no manchen, me pasé con la foto x), pero quería ver qué tal se veía mi Jaime con orejitas :3

Bueh, muchas gracias por leer el fic! ^^

lunes, 27 de junio de 2011

Capi. 13*


NARRA (tn):

Estábamos a unas nueve calles del Arena 02 donde sería el concierto, y no se podía pasar por la gran fila de gente que quería entrar al auditorio ya que sería gratuito.

Yo: Dios mío, ya me imagino yo ahí -reí-
Paul: pero estás con nosotros, así que nunca pasarás por eso -me volteó a ver y me sonrió-

Cuando por fin llegamos y rodeamos todo el lugar para entrar por detrás, Martin nos dio las instrucciones para entrar a los camerinos. Camarógrafos y fans se encontraban afuera, eso nos impedía la entrada al lugar. Ocho policías se acercaron a la entrada, y nos separaron de todas las personas formando un pasillo. Rápidamente entró la limusina, y se estacionó, para ya bajarnos todos y entrar al lugar.

Martin: bien chicos, les voy a presentar a alguien. Bueno, ya lo conocen, pero hace años que no lo ven, así que...

Ya una vez en los camerinos, un hombre se acercó de la oscuridad. Estaba sonriente, y mantenía sus brazos por detrás. Se veía muy elegante. Los chicos se quedaron paralizados al verlo, y nosotras no entendíamos.

Paul: Mal... Mal Evans¿? -fue el primero en reaccionar-
Mal: hola Paul -saludó calmado-
John: Me vuelvo a topar contigo! -se lanzó sobre Mal, y comenzó a besarle y despeinarle de broma-
Mal: quítate -se lo trataba de quitar de encima- tú no cambias Winston
George: no puede ser -extendió los brazos, y le dio un abrazo amistoso a su viejo amigo-

Así fue con todos los chicos, y a nosotras nos saludó de mano con una gran sonrisa. Se veía simpático.

Mal: Bien, tenemos que practicar el sonido, así que acompañenme. Y ustedes señoritas, prodrían ir sentándose. Tenemos reservados sus asientos en primera fila. -Nosotros nos volteamos a ver sorprendidas, y Mal sonrió por nuestras caras-
Yo: Muchas gracias señor Mal Evans!

Salimos a sentarnos, y los chicos apenas subían al escenario. Nosotras las saludamos desde abajo y ellos nos hicieron señas con las manos.

Paul: Cómo me veo desde ahí¿?
Yo: Hermoso! -le grité de broma-
Paul: Eso! -me sonrió. George escuchó, e hizo como que lo ignoró, sólo continuó colocándose su guitarra-

Así estuvieron provando los sonidos, afinando guitarras y colocando lo que faltaba. De vez en cuando, nos parábamos y nos íbamos a las esquinas del lugar para checar los sonidos desde ahí, ya nosotros les hacíamos señas de si se escuchaba, o no. Los gritos de los fans afuera del lugar, se escuchaban incontrolablemente.

Faltaban veinte minutos para que comenzaran a abrir las puertas de entrada. Los chicos se despidieron para irse a arreglar, y nosotras les deseamos suerte. Las chicas iban llegando y empezaban a gritar, buscaban sus lugares, o los que iban parados, simplemente los apartaban. Así se fue llenando. Cuarenta minutos, y empezaba el concierto. Los gritos de la gente de que salieran, nos hacía reir. Me daba vuelta, y observaba la cara de todos los espectadores. Unos de misterio, otros emocionados, y otros simplemente no tenían gesto. En la entrada habían checado accesorios, mochilas, así que no era problema la seguridad. Claro, había gente de seguridad allí adentro por si llegaba a pasar algo. Como también habían camarógrafos, reporteros, y es que el concierto se iba a transmitir mundialmente. Por fin faltaban cinco minutos para salir, y a todas nos empezaron a sudar las manos. Los gritos de las de atrás eran incontenibles.

Cuando por fin salieron, todo el lugar se quedó en silencio, y después de unos segundos, comenzaron los gritos. Los chicos salieron con una sonrisa, tomaron sus instrumentos, y comenzaron con I Want To Hold Your Hand. Las caras de las personas... eran de emoción, de confusión, gente que no creía que eran ellos comenzaban a creer, y es que lucían, y se escuchaban igual. Después siguieron con ''Rock & Roll Music'' y con ella, todo el público comenzó a menear la cadera. Brian se metía entre el público para observar cómo se veía la banda desde ahí. Mal y otro encargado, estaban bien atentos si llegaba a fallar alguno de los equipos. Cuando terminó la canción, todo mundo calló y John tomó el micrófono, suspiró y habló al público:

''Probablemente muchos de ustedes estarán pensando: Ha de ser una banda tributo, que suena casi igual a los originales. Son unos malditos estafadores, no son los originales, sólo quieren ganar, y que les creamos. Eso lo sé, porque yo también estaría pensando eso si estuviera viendo a una banda que desapareció cuarenta años, y que de la nada aparece. Por eso es que este concierto, ha sido gratuito, para que puedan satisfacerse, y darse cuenta de quiénes somos. Está en ustedes creer si somos o no los Beatles. Y sonará estúpida la idea de ''Volvieron del futuro'' pero sí, lo hemos hecho -al decir esto. una parte del público rió- Pero sí, suene loco o no, nosotros somos los Beatles, y hemos vuelto!'' Levantó su guitarra, y de repente todo mundo comenzó a gritar y a aplaudir. ''Los amamos! Nosotros creemos!'' Sentí tanta emoción, había salido como ellos querían, yo volteé a ver a George que era el más preocupado y le sonreí, él me devolvió la sonrisa ya aliviado. Abracé a las chicas, y comenzamos a saltar de felicidad. George se acercó a su micrófono y habló:

George: Mucho llanto y poca acción!

Después de eso, siguieron con las demás canciones. El concierto duró otros treinta minutos más. Era costumbre de los chicos hacerlos de media hora, pero les habían advertido que ahora, después de este durarían más. Se despidieron como siempre lo hacían, inclinándose, y salieron del escenario.

Nosotras corrimos para entrar a los camerinos, pero cinco hombres nos detuvieron indicándonos que no podían pasar los fans. Nosotras les rogamos que éramos amigas suyas, pero no nos creyeron, hasta que Brian se nos acercó, ya que había observado desde lejos nuestra discución con los hombres.

Brian: Ellas tienen razón, vienen con los chicos, déjenlas pasar. -inmediatamente dijo esto, los hombres se hicieron a un lado, y sin decir nada, nos dejaron pasar-
Yo: muchas gracias Brian -le sonreí-

Corrimos hasta donde se encontraban, y sin nada, abrimos la puerta del camerino y saltamos sobre ellos.

Yo: Chicos!! Felicidades! Les dije! Les dije que todo saldría bien!
Luisa: Esto se tiene que celebrar carajo!
George: Sí pudimos!
Yo: Claro!! -corrí a abrazarlo-
Paul: y mi abrazo qué? - me miró con cara de perrito, y no me resistí a abrazarlo-
Isa: vámonos! Yo invito!

Brian entró a los camerinos, e inmediatamente nos alejamos de ellos.

Brian: Chicos, a empacar cosas, nos vamos mañana de gira a Alemania por dos semanas!
Paul: Qué?
George: Tan rápido?
John: No jodas Brian, apenas y estamos respirando. Tenemos que festejar. Diles que la próxima semana -le dijo empujándolo hacia la salida del cuarto-
Brian: Es que no John! Es mañana! Así se quedan las cosas
Ringo: Pero...
Isa: Descuiden -dijo calmándolos- estaremos bien! No se preocupen, vayan a triunfar más! Ya verán que pronto volverán a ser los mismos
John: Pues ya empezamos -volteó a ver mal a Brian-

Salimos del lugar, y Brian los llevó a unas tiendas para comprar ropa. Después de eso, nos llevó una limusina a la casa, y llegaron a empacar luego luego.

Ringo: Yo no quiero ir -torció el gesto-
John: Conoces a Brian -le contestó cortante, sin voltear a verlo-
Paul: A ver... aquí dice que mañana salimos a las seis de la mañana -dijo checando su nuevo celular-. Dios, apenas le estoy entendiendo a esta cosa.(Tn), podrías ayudarme a usarlo?
Yo: Ahm... está bien -le sonreí-
John y Ringo: Luisa! -los dos se voltearon a ver mal- podrías ayudarme a mí?
John: Já! Yo gané narizón!
Luisa: Ahm... está bien -rió-
Isa: Si quieres yo te puedo ayudar, Ringo...
Ringo: Ah? Oh, sí! Gracias -sonrió-
George: Y a mí?
John: Paul, tírale un hueso y que se calle
Paul: No tiene perro que le ladre -Rió, y John le siguió el rollo-
Yo: Hey! No sean groseros con él -los volteé a ver mal. Lo dejé a Paul con el celular, y me acerqué a George- yo te ayudo, Geo -le sonreí, él me volteó a ver, y se le iluminaron los ojos-

Continuará...

Capi. 12*


De a poco me fui despertando. Alguien me estaba moviendo. La cabeza me dolía, era un dolor punzante, y parecía que era de día.

Voz: estás bien¿? –me preguntó. Pero no le respondí, me sentía muy mal- te ayudo (tn)

Colocó una mano en mi espalda y me levantó.

Voz: ya hice el desayuno -dijo amablemente- ahora ven, ya les preparé algo para esto. Sabía que terminarían así.

Poco a poco fui recobrando el conocimiento y supe que esa voz era de George. Observé a mis alrededores, montones de vasos, botellas de cerveza, whisky, botana y hasta un cuchillo estaba ahí.

Yo: Qué demonios pasó aquí!? –grité sorprendida, olvidándome del dolor de cabeza. George me tomó de los hombros, girándome hacia él-
George: Calma (tn). Ahora vamos a la cocina, ahí está tu cura para ese dolor –dijo señalándome la cabeza-

Nos fuimos a la cocina. Una hilera de vasos estaban en la barra, así que agarré uno sin importarme el contenido y me lo tomé de jalón.

George: sedienta eh –rió. Yo lo volteé a ver y le sonreí-
Yo: qué hora es¿? –pregunté observando a los alrededores en busca de un reloj-
George: las 7:40 –respondió observando su reloj de mano-
Yo: qué!? Ay no! Voy a llegar tarde a la universidad, demonios! Adiós George! –estaba a punto de salir de la cocina, cuando alguien me tomó de la muñeca y me jaló hacia él. Era George, que me miraba con una cada de ‘’no por favor’’- George, tengo que ir!
George: no estás en condiciones
Yo: sí las estoy! Sólo… sólo dame esa cosa que preparaste y me voy, por favor, por favor George –le rogaba. Me observó por unos instantes, y después accedió-
George: anda a cambiarte rápido, ya te preparo una
Yo: gracias! –me acerqué a darle un beso en la mejilla y salí corriendo hacia mi habitación. Pude observar antes de cruzar la puerta, cómo se quedaba paralizado y se tocaba la mejilla en donde recibió el beso. Me hizo soltar una risita-

Me preparé, tomé mi bolsa y me fui directo a la salida del departamento. George ya me esperaba con el termo allí, en la puerta de la entrada. La tomé, le sonreí y me salí para tomar un taxi, e irme.

NARRA GEORGE:

Ya que se había ido (tn), habría que limpiar el lugar. Estos chicos me iban a ayudar, aunque John se negara, no me importaría. Di un suspiro, y me fui a la sala a despertarlos.

Yo: A DESPERTARSE MUCHACHOS. ES DE DÍA, ES HORA DE LIMPIAR, MIREN EL DESASTE QUE HICIERON

Todos comenzaron a removerse entre los sillones y en el suelo. Paul fue el primero en despertarse.

Paul: au, qué demonios pasó… -se quejaba mientras se tocaba la cabeza-
Yo: JOHN! JOHN! JOHN! ANDA MUCHACHO
John: AH! QUÉ MIERDA… HAROLD! POR QUÉ MIERDA ME LEVANTAS… MALDITO IMBÉCIL!
Yo: calma –reí- ahora vengan a limpiar
John: anda tú. Quieres que te ayude después de levantarme a estas horas, maldito loco – agarró un cojín y me lo aventó-

Isa siguió en levantarse, y después Luisa. Ringo faltó. Después de unos minutos de discutir con John, todos se levantaron y fueron a la cocina por la bebida que les haría bien. A Ringo se la tuve que llevar, porque no se podía levantar. Hizo rápido efecto y por fin logré que se despertara. Ya que retomaron algo de energía, los puse a limpiar su cochinero, mientras yo me ocupaba de las habitaciones.

John: un cuchillo, qué hace aquí¿? –lo levantó y le dio vueltas para observarlo-
Paul: tanta locura hubo ayer¿? –dijo acercándose a su amigo con el cuchillo en mano-
Luisa: asco! –gritó- alguien se hizo pipi en la sala
Isa: Qué!?
John: yo no… fui –tragó saliva-
Paul: John marcó su territorio –rió-
John: cá-cállate imbécil! Tal vez fuiste tú!
Paul: no, John, jaja. Ese sí fuiste tú, lo recuerdo bien. Además vete, estás todo rojo-

Me asomé al relajo y cuando vi la mancha de pipi en la alfombra, me solté a carcajadas.

Luisa: bien John, ahora tú limpias nuestra alfombra, que si se entera (tn), te castra
Paul: ahora limpia esclavo
John: cierra el hocico –lo volteó a ver mal-
Yo: qué bueno que yo no estoy incluido aquí -seguí riendo-
John: sería peor
Yo: contigo ya es mucho
Isa: no me imagino a George haciendo escándalo, si es bien serio –rió-
Paul: já, serio George¿? Eso es sólo en la tele, amor
Yo: soy todo una máquina. Nah, pero no supero a John, esto es demasiado –reí de nuevo-

Unas horas después, las chicas se metieron a bañar para prepararse para el espectáculo de la tarde. Era el gran día. (tn) llegó justo a tiempo para meterse a bañar. Sólo faltábamos los chicos.

Alguien tocó a la puerta, y yo fui para abrir. Eran dos hombres, vestidos elegantemente.

Hombre uno: de parte de del Sr. Martin –dijo extendiéndome unos trajes-
Yo: ehm… los podrían dejar en la sala por favor¿?
Hombre dos: bien

Me hice un lado y les dejé entrar a la casa. Ringo andaba rondando por la casa, y cuando los vio entrar, se quedó asustado.

Yo: tranquilo Ringo, no vienen por lo de ayer –le guiñé el ojo-
Ringo: son… nuestros trajes¿? –dijo acercándose para verlos-
Yo: nos los manda Martin –le sonreí-
Paul: oh! No! Se lució este hombre –gritó-
Yo: se puede saber de dónde saliste¿? –lo miré mal-
John: de donde menos te esperas corazón –dijo acercándose a mí, y tocándome por atrás de la cintura-
Yo: aléjate de mí! –grité. Todos los chicos rieron-
Hombre uno: bien, los esperamos abajo
Ringo: abajo¿?
Hombre dos: la limusina
Ringo: está bien. Muchas gracias caballeros –les llevó hasta la puerta-
John: ah! Como los viejos tiempos! Ya empiezo a sentirme de nuevo un Beatle –hizo como si se quitara una lágrima-
Yo: no cantes victoria aún, espera
John: Tu negatividad me exaspera
Ringo: habla el Beatle optimista –colocó los ojos en blanco-
John: para que te lo veas sí. Si yo me hubiera vencido en el tiempo que estuvimos en Hamburgo, yo no estuviera aquí. Y tú menos, Ringo. Todo es gracias a mí.
Yo: Maldito egocéntrico. Me voy a la habitación –tomé mi traje con el nombre marcado de ‘’George’’ en un papel, y me fui a la habitación de huéspedes, donde yo me hospedaba-

Me recosté en la cama, y me puse a pensar en todo el tiempo de Beatlemanía. Eso… se llegaría a repetir¿? Qué dirían cuando subiéramos al escenario de nuevo¿? Malditos impostores¿? Tenía que tener fe, como me dijo (tn). Alguien interrumpió, tocando la puerta de la habitación. Suspiré y respondí enojado: No molestes John.

Voz: no soy John, soy (tn)

Me levanté de un salto de la cama, y fui a abrir.

Yo: perdón…
(tn): pasa algo con John¿? –me interrumpió-
Yo: eh… no nada. Me ibas a decir algo¿?
(tn): oh. Ya está listo el baño para que entres -sonrió- así que les trajeron trajes eh. Qué buen hombre George
Yo: sí, es muy buena persona –me le quedé observando a sus ojos-
(tn): bueno… -rápidamente reaccioné-
Yo: ah… sí ya voy, y… gracias!

Agarré el traje de la cama y me fui a bañar. Así fue con todos los demás. Bajamos y los dos hombres nos escoltaron hasta la limusina. Habían personas y reporteros afuera del edificio. La noticia se había extendido. Las chicas pasaron primero, y después nosotros. Las persona preguntaron ‘’Son acaso ustedes unos importores¿?’’ ‘’Sí son los Beatles¿?’’ y otras sólo nos miraban atónitas, parecía que veían a unos fantasmas.

Cuando ya estuvimos adentro, una de las cortinas que separaban al conductor, se abrió y un hombre habló.
Voz: la noticia se expandió eh
Paul: Martin!
Yo: nos vas a acompañar¿? –pregunté extrañado-
Martin: obvio. Qué no querías que viniera¿?
Yo: nono, sólo que pensé que te irías por otro lad…
John: disculpa al niño tonto, Martin. Anda preocupado, ya sabes –me interrumpió. Yo puse los ojos en blanco y me volteé a ver a través de la ventanilla polarizada-

Cientos de personas corrían por las calles, sabían que éramos nosotros. Se pegaban al carro y golpeaban los vidrios.

Continuará…

martes, 14 de junio de 2011

Capi. 11*


Miramos por la ventanilla, y nos llevamos una gran sorpresa. Nuestros instrumento acomodados en el cuarto de abajo, listos para ser tocados. Nos miramos los unos a los otros boca abierta, simplemente no lo podíamos creer. Martin rió al ver nuestras reacciones y nos sonrió acintiéndonos a la vez como signo de que bajáramos y tocáramos.
Tomé mi guitarra y me la acomodé, lo mismo hicieron los otros chicos. Martin y los hombres nos observaban desde la ventanilla, nos guiñó el ojos y John nos volteó a ver haciendo seña con los ojos de que comenzáramos. Elegimos la canción I Want To Hold Your Hand

Sentí de nuevo esa emoción que sentía al tocar ante un público, y eso que ahora era ante seis espectadores.

Cuando terminó la canción, nosotros nos quedamos con nuestros instrumentos y volteamos hacia George Martin, que sólo nos sonrió. Pude observar que los hombres se mantenían boca abierta. Eso provocó la risa de los chicos.

Martin nos hizo señal de que subiéramos, así que dejamos los instrumentos y subimos con ellos.

Uno de los hombres se le acercó a John, se le quedó observando por unos momentos, y después le extendió la mano, para acompañarlo con unas palabras ''Los Beatles volvieron''.

Dios, qué gran alivio!

NARRA (TN):

Las chicas y yo habíamos quedado en que nos veríamos con Vianney y Marlenne en la plaza Oxford Street. Recién llegamos y las vimos sentadas en una banca, frente a los camiones de turistas. Nos acercamos a ellas y las saludamos.

Marlenne: llevamos una hora aquí -dijo molesta-
Vianney: ay Marlenne, no seas ridícula, llevamos diez minutos aquí - se quejó Vianney-
Marlene: cállate -le dijo murmurándole al oído, para después darle un codazo. Yo reí-
Tú: qué tal si recorremos mejor las tiendas¿?
Luisa: por favor!

Nos marchamos listas para ir de compras. Entramos a diferentes tiendas. Las chicas paraban en una que les gustara y se probaban la ropa, mientras otras sólo opinaban. Llegué a comprarme un pantalón café y un suéter verde claro. Luisa unas zapatillas, Marlenne un vestido e Isabella unas boinas.
La que más gastó y se probaba cosas fue Vianney. Digamos que Vianney era hija de una de las personas más importantes de Londres, su madre era modelo y su padre... bueno de su padre nadie sabía en que trabajaba. Así que su posición económica no estaba tan mal. Sus gustos eran hermosos, la admiraba demasiado y cada día, nos sorprendía con una prenda diferente. Era una persona muy sencilla, y seguido nos compraba cosas. Nos sentíamos incómodas, pero ella insistía, decía que se sentía mejor, le encantaba dar a los amigos.

Necesitábamos un descanso después de todas las compras, así que decidimos ir a un Starbucks.

Vianney: y cómo les ha ido, cuenten
Luisa: no te imaginas! - cuando dijo esto, volteé a verla con una mirada asesina y ella lo notó. La había regado-

Marlenne no era la mejor persona para confiarle algo y a Vianney, yo tenía pensado contarle después lo de los chicos.

Vianney: pues qué pasó¿? -preguntó interesada-
Yo: nada, estaba bromeando -le sonreí nerviosa. Se me quedó viendo como dudando por unos segundos, pero después aceptó y volvió a tomar su café capuchino.

Nos quedamos hablando durante unas horas en el local, cuando comenzó a hacerse de noche y nos despedimos.

Las chicas y yo pedimos un taxi, y nos fuimos directo a casa.

Cuando llegamos nos encontramos con que los chicos ya habían llegado. Se encontraban en la sala con una cara de que les habían dado la peor noticia de sus vidas, ahí fue cuando me preocupe y decidí no decir nada. Pero Luisa fue la que sacó todo.

Luisa: por qué esa cara, chicos¿?
John: somos una mierda
Paul: estamos adentro!!! -su grito hizo que me espantara y brincara. Él se paró y lo primero que hizo fue acercarse a mí para besarme, pero me hice a un lado y su beso quedó en mi mejilla, algo pegado a los labios-

George observó todo y tan sólo se nos quedó viendo. Pude notar que estaba enojado.

John: McCartney idiota! Quedamos en que yo le diría imbécil -gritó John algo molesto-
Paul: tranquilo amigo -rió este y le despeinó la melena a John-
Ringo: pues a festejar! Para algo trajimos las cervezas!

Ringo se paró y se marchó con John por ellas.

George: yo me voy, ya es muy tarde y... mañana me tengo que despertar temprano
John: para qué¿?
George: para... limpiar. Ustedes van a dejar muy sucio aquí, así que yo me tendré que encargar de limpiar, nos vemos -se levantó y se marchó. John nos volteó a ver a todos con las cervezas en las manos y se encogió de hombros-
John: él se lo pierde

Nos estaba entregando las cervezas, cuando vi que Paul no quitaba de vista a George, observaba cómo se iba y en su cara, pude notar una sonrisa. Acaso aquello le producía felicidad...¿?

Continuará...

sábado, 4 de junio de 2011

Capi. 10*


Quedaron boca abierta los cuatro al ver aquellos trajes que traía colgando entre las manos. Luisa e Isa aprovecharon para meterse a sus cuartos y sacar los demás regalos. Pude notarlas mirando a un costado de Richard, cosa que me hizo sonreír, mientras los chicos todavía estaban en trance por sus trajes.

John: no pudiste...
Paul: pero qué...
Ringo: cómo...
George: (tn)...
Yo: tranquilos, chicos -reí- son sus regalos. Vamos! tienen que ir formales y guapos a su entrevista de trabajo
George: no tenías porqué
Yo: no puedo dejar que se vayan con esos trajes sucios, tomen -les extendí los trajes a cada uno. Al principio no los aceptaron, pero después dudosos, acercaron su mano para agarrarlos- perfecto!

Isa y Luisa llegaron por detrás de los chicos para sorprenderlos, mientras ellos observaban todavía los trajes que traían en sus manos.

Ringo: y ustedes...

Luisa e Isa se pusieron delante de ellos, y les extendieron los regalos.

Luisa: estos son nuestros, espero les guste -sonrió-
Paul: repito, no debían
John: el traje completo -sonrió-
Luisa: considérenlos como el regalo de que han vuelto
George: pero aún no lo sabemos...
Isa: optimismo George, optimismo -le guiñó el ojo-

Emocionados, fueron a cambiarse los trajes, cada uno a una habitación. Cuando ya se habían ido, volteé a ver a las chicas que se encontraban sonrientes y les guiñé el ojo.

Ringo fue el primero en salir. Caminaba hacia nosotras mientras levantaba los brazos para observar cómo le quedaba el traje.

Ringo: está perfecto, cómo sabes cuál es mi talla (tn)¿?
Yo: bueno, pues tengo una amiga que trabaja en esto de moda. Así que ella me enseñó un poco...

Los trajes eran hermosos, de un color café obscuro, saco de lino y camiseta blanca de ceda. Zapatos negros y corbata de rayas, colores negro, café y blanco.

Los demás salieron al igual que como había salido Ringo, mirándose con los trajes puestos. Qué apuestos se veían! pensé.

Luisa: hasta acá me llega el olor a loción -se quejaba mientras hacía movimientos de las manos como si se intoxicara. Todos reímos-
Yo: qué guapos chicos!
Paul: mira quien habla -en cuanto dijo eso, pude notar que George se volteó a verle feo-
George: muchas gracias chicas -agradecía mientras se acercaba a abrazarnos. Sólo que a mí me dio un beso. Cosa que me sonrojó-

Llamé a Vianney para confirmar las cosas. Pero me llevé un susto cuando saqué el celular de mi bolsa para marcar.

Ringo: AH! QUÉ ES ESO!? -cuando terminó de gritar, yo fui la que más me asusté dando un brinco y cayendo sobre el sillón-
Yo: qué carajo te pasa Ringo!?
John: esa boquita...
Ringo: eso... -me señaló el celular que traía en mis manos-
Yo: ah, es un celular. Sirve para marcar a las personas a casas u otros dispositivos móviles como este. Es más fácil comunicarse gracias a él.
George: como un teléfono...
Yo: exacto, a excepción que este lo puedes traer donde quieras

Pedimos un taxi para que los chicos se fueran al estudio, mientras nosotras nos pasearíamos para ir de compras con Vianney & las demás.

Les deseamos lo mejor. En verdad estaban muy nerviosos, yo creo que les iría bien.

NARRA GEORGE:

Tenía tantos nervios... y pude notar que los chicos sentían lo mismo. Camino al estudio veía por la ventana a la gente normal, caminando por la banquetas. Unas con sus miradas fijas en aquellos aparatos raros que se colocaban en la oreja llamados ''celulares''. Cuando llegamos al estudio tocamos el timbre. Ahí fue cuando un hombre nos abrió y nos hizo pasar.

Mujer: ustedes son los Beatles¿? -preguntó con una voz amable-
Ringo: supongo
Mujer: está bien -rió- pasen por acá los esperan

Nos llevó hacia donde estaba Martin. Una pequeña sala, donde esperaba él checando unos papeles y alrededor de él a cuatro hombres.

Se levantó de la silla en cuento nos vio entrar y nos saludó, presentándonos a todos.

Martin: ellos son los Beatles -cuando dijo esto, todos levantamos la mano sonriéndoles- más educado -murmuró en mi oído. Ahí fue cuando me acerqué y les saludé con la mano. Me siguieron los chicos-

Nos sentamos todos en la mesa y Martin comenzó a explicar todo. Todos le escuchábamos atentos a lo que él nos decía. En verdad aquellos hombres nos creerían¿? O a caso pensarían que todo se trataba de una farsa¿?

Comencé a tener miedo. Pero las frases de (tn) volvieron a mí y me tranquilizaron.

Después de toda la explicación de Martin, y una parte de nosotros, los hombres quedaron boca abierta. Sí nos habían creído¿?

Martin nos indicó que nos paráramos y nos metiéramos a tocar para ellos en la sala donde solíamos hacerlo antes.

John: dónde quiere que toquemos si no tenemos los instrumentos, señor¿? -dijo fingiendo hacerse el educado-
Martin: Fíjense por la ventanilla

Continuará...

martes, 17 de mayo de 2011

Capi. 9*


John: todo era mejor en los 60's -dijo jugueteando con el baso de agua-

De nuevo Martin llamó la atención de todos para comenzar a contarles su plan. La cosa consistía en decir toda la verdad. Llamarían a las personas a algún lugar para darles un concierto gratuito & ahí darles la noticia se presentarían como ''The Beatles'', para así llamar aún más la atención. Sonaba tonto, pero Martin insistía en que funcionaría, ya que muchas bandas que también estuvieron en ese museo lo harían después de que The Beatles, la banda más importante, salieran.

Paul: estoy de acuerdo... pero cuándo sería¿?
Martin: lo más pronto posible, yo me haré responsable de eso, no se preocupen -les sonrió-

Después de que terminaron de cenar, otro mesero que no lo habían visto se acercó para llevarse los platos sucios. Todos se quedaron petrificados cuando observaron a aquel hombre, se parecía bastante a Brian Epstein, el que era su mánager.

Lo primero que hizo John fue tomarlo del moño de la camisa -antes de que todos dijeran algo- & jalar de él.

John: qué haces aquí Brian¿? - preguntó murmurándole en el oído-
Brian: hey! -se quejó mientras lograba zafarse de John & acomodarse de nuevo el moño- vaya Lennon, no cambias - dijo mirándolo serio-
Martin: hola Brian -sonrió este parándose para saludar a su compañero-
Brian: Martin... tú también...
Martin: por qué no mejor le pides tiempo a tu jefe & nos ponemos a charlar¿?

Brian acercó una silla & Martin le pidió un café para explicarle todo. También le parecía loca la idea de Martin, de salir de pronto al público haciéndose llamar The Beatles, después de 40 años que llevaban de desaparecidos & volver igual de jóvenes, como si nada les hubiese pasado. Pero confiaba en él, así que aceptó.

Ringo: bien, ya tenemos representante -sonrió por la noticia-
Martin: confía en mí Brian, lo mejor será que vayas dejando este trabajo -le guiñó el ojo, parándose para felicitar a su amigo por su nuevo trabajo- bienvenido amigo mío - le dio un abrazo, & Brian sin caer en la realidad, lo siguió-

Después de unas horas, comenzaron a cansarse & Martin decidió llevarlos a casa. Brian llevaba carro así que no había necesidad de llevarle.

El día siguiente Martin prepararía todo & daría la fecha exacta, así que los chicos se presentarían en la tarde por los estudios.

Cuando llegaron a casa tú & las chicas ya estaban dormidas, al igual que Ringo. Fueron los chicos los que las cargaron, John despertó a Ringo para que le ayudara a Isa. Paul & George tuvieron una pequeña discusión de quien te subiría.

John: cállense! - les regañó, ya que parecían niños chiquitos peleándose por un juguete. George, tú subela & Paul, tú abre la casa - Paul a regañadientes lo hizo-

A la mañana siguiente fuiste la primera en despertarse, como casi siempre. Estabas preparando el desayuno cuando alguien llegó por detrás tuyo mientras tú estabas frente a la estufa, & te susurró al oído ''Buenos días, linda''. Cosa que te dio escalofríos por su voz seductora & el sentir su respiración en tu oído. Te diste vuelta rápidamente & te topaste con George.

George: no te asustes (tn)! - exclamó riéndose, ya que tu reacción le pareció muy graciosa-
Tú: George! - gritaste 'enojada'- qué graciosito!
George: bueno, bueno -decía aguantándose la risa- en qué te ayudo¿? -sonrió-
Tú: quieres cocinar¿? -sonreíste apenada, ya que la vez pasada también él lo había hecho-
George: claro -sonrió agarrando el huevo que llevabas en la mano- no hay problema

Te hiciste a un lado & sacaste todo lo demás que ocuparía.

George: & dime, qué tal el desayuno de ayer¿?, sí la hago¿?
Tú: quedó riquísimo George! Lo digo en serio
George: muchas gracias -agradeció haciendo como si se limpiara una lágrima-
Tú: hoy van a ir al estudio, verdad¿?
George: sí, esperemos que nos vaya bien
Tú: claro que sí les va a ir bien! -dijiste dándole ánimos- el Sr. Martin tiene toda la razón, después de que ustedes confiesen, los demás lo van a hacer
George: irás a vernos, no¿?
Tú: pero claro!, no me lo perdería
George: (tn)... - dejó todo lo que estaba haciendo & te volteó a ver. Al escuchar el tono serio de su voz, inmediatamente también lo volteaste a ver. Se acercó a ti & te tomó por la cintura- te juro que si esto funciona, lo primero que haré será llevarte a cenar...

Aquellas palabras te dejaron paralizada, era George tan tierno & todo lo que decía... sonaba tan seguro, que no dijiste nada, eso provocó que sonriera & se alejara de ti para continuar con lo que empezó.

Fuiste tú la que fue a despertar a todos los flojos, con los que más batallaste fue con Luisa, John & Ringo, ya que eran los más difíciles al momento de levantarse.

Terminaron de desayunar & reposaron la comida media hora. Tú te metiste a bañar ya que ibas a salir un rato. Los chicos te preguntaron a donde, pero no les dijiste ya que era una sorpresa para ellos.

Se trataba de comprarles unos trajes nuevos, tú comprarías los trajes, Luisa los zapatos e Isa las camisetas, aunque se repartirían las fragancias, dos & dos. Luisa e Isa ya los habían comprado, así que se quedaron en casa a acompañar a los chicos. Fuiste a uno de los mejores lugares, buscando trajes diferentes, elegantes & que les quedara a su estilo.

Fuiste a varias tiendas, en busca de los famosos trajes. Te sentías rara, ya que te la llevaste por departamento de caballeros & algunos hombres se te quedaban viendo raro. Cuando por fin elegiste unos, que te parecieron excelente elección, los pagaste & te marchaste a casa. Cuando llegaste los chicos ya habían salido de bañarse para irse con Martin, se habían puesto la ropa sucia del día anterior, eso les pareció algo incómodo, pero no tenían otra elección ya que era la única ropa que tenían. Llegaste & lo primero que hiciste fue llamarlos a la sala.

Continuará...

Perdonen la demora!, pero he estado demaciado estresada, les prometo que ya subiré más seguido (:

Muchas gracias!

miércoles, 20 de abril de 2011

Capi. 8*


El hombre parecía apurado. Llevaba consigo un montón de papeles en manos & trataba de acomodarlos en aquel portafolios viejo.

Los chicos lo miraron asombrados & rápidamente se sacaron todos, los lentes.

Mientras abría aquellas rejas para salir, una de las tantas hojas resbaló de sus manos. ''Mierda!'' gritó desesperado.

John fue el primero que reaccionó, se acercó al suelo & recogió la hoja del hombre, para después entregársela. El hombre también se había hincado para recogerla, de modo que, cuando John se la dio, éste lo volteó a ver para agradecerle & cuando lo hizo, dio 3 pasos para atrás, asustado al ver lo que tenía enfrente. John seguía sonriendo, & también dio 2 pasos para atrás.

Señor: qui-quiénes son ustedes¿? - los miró asombrados-
Paul: discúlpenos señor, pero... usted se parece mucho a...
Señor: & ustedes se parecen a ellos! E-Esto es un sueño!
Ringo: será que nosotros... somos ellos & usted... George... Martin¿?
John: sigues igual! qué te pasó!? - exclamó observándolo de los pies a la cabeza-
Martin: e-e... -no podía hablar de la impresión-
George: & sigue trayendo la misma corvata fea - sonrió-

Efectivamente, ese señor que los observaba atónito, era George Martin.

Martin: pero qué... es esto una broma¿?
John: nosotros estábamos igual cuando aparecimos aquí, no te preocupes -le guiñó el ojos- & qué haces¿?, sigues aquí ehh -dijo observando los alrededores-

Martin no les contestó.

Harrison rompió el silencio que se había anticipado presentándolas ante el productor, George Martin.

George: él es George -rió mientras los presentaba. Extendiste tu mano & te acercaste a Martin, quien agarró la onda cuando lo hiciste & levantó también su mano para estrecharlas- ella es Luisa - Luisa, que estaba atrás de ustedes 2, sólo levantó su mano & la movió saludándolo- & ella es Isa -Isa se apresuró a Martin, estrechó su mano & la movió varias veces, haciendo que el pobre hombre quedara aturdido- bien, cómo te sientes George¿? -se refirió a la impresión-
Martin: extraño... se podría decir -rió- ay chicos, ustedes son inconfundibles - suspiró- pero qué hacemos aquí!, los invito un café, acompañenme
John: en serio les crees a cuatro tipos, que de la nada se presentan ante ti diciendo que son los Beatles, cincuenta años después¿? -rió-
Martin: tu sarcasmo es inconfundible Lennon -lo miró serio, para luego reírse junto con John- ahora vamos
John: una pregunta, por qué luces tan joven¿? - lo miró con los ojos entrecerrados-
Martin: eso se los explicaré después de que ustedes me cuenten lo suyo - le guiñó el ojo-

Martin dio vuelta & ustedes lo siguieron hacia su vehículo.

Subieron a su carro & tuvieron que hacerse bolita ya que eran demaciados & no cabían. Te sentaste en las piernas de George, algo que te incomodó & le enojó a Paul, ya que él te lo iba a ofrecer, pero George ganó. Luisa se sentó en las piernas de John, parecía que a ellos no les molestó para nada... pero a otra persona sí: Ringo.

Paul se sentó en el asiento de coopiloto e Isa & Ringo a los extremos de toda la bola. Una vez todos adentro, Martin arrancó el carro.

Llegaron al restaurante.

Paul se adelantó a abrirte la puerta & en cuanto bajaste, se la cerró en la cara a George. Éste la abrió & le pegó en el trasero a Paul, quien ya se había dado vuelta para entrar contigo.

John: uhh, parece que aquí hay competencia - le dijo a Ringo en murmullos mientras bajaban por la otra puerta-
Ringo: eso parece -rió-

Entraron al lugar. Un muchacho se aproximó a ustedes & los guió a una mesa.

Otros 3 hombres llegaron & juntaron dos mesas, ya que eran más de seis personas.

Una vez sentados, les ofreció las cartas & preguntó qué bebida se les antojaba.

Los chicos pidieron café, mientras ustedes 3 pedían una tasa de té. El mesero asintió & se alejó con los pedidos.

Martin: si quieren algo, pídanlo -ofreció- no hay problema alguno
Paul: muchas gracias, George
Martin: bien & cuéntenme, cómo es que llegaron aquí

Los chicos comenzaron a explicarle todo, Martin los observaba atento. Paul explicaba algo, John otro & hacía algunas bromas del comportamiento de Ringo al salir del museo. George explicaba la parte donde te encontraron & Ringo sólo se sonrojaba & defendía, negando lo ocurrido.

Martin: con razón... -se rascó la barbilla- no vieron las noticias hoy¿?
George: no, qué pasó¿? -preguntó observando a Martin atento-
Martin: desaparecieron todos las estatuas de cera de ese museo, los que más investigaron fueron los suyos...

De pronto en la tele que quedaba a sus espaldas, apareció la noticia. Todos la voltearon a ver.

George: hey, esos somos nosotros -sonrió al ver una foto tomada unos días antes de que escaparan- qué guapo me veo
John: eso es sólo una estatua George, parece que te hicieron un favor arreglándote la nariz -Ringo escuchó & comenzó a reir- & ni se diga de ti Richard... - esta vez Ringo lo volteó a ver serio-
Paul: con que esa es la noticia -murmuró-

Después de que pasó la filmación, Martin los llamó.

Martin: & qué hacen ahora¿?
Paul: nada... no tenemos trabajo -volteó a ver el suelo- estamos en la casa de estas chicas, no sé que haríamos sin ellas
Martin: no se han preguntado... el volver -entrecerró los ojos & los volteó a ver a cada uno-
Ringo: volver¿?
Martin: sí... a la música!
Paul: pero... cómo¿?
Martin: admitiéndolo -sonrió-
Ringo: qué!?, admitirlo¿?, estás loco¿?
Martin: hey, no van a estar todos el día tirados en la casa mientras se rascan la panza, ayuden a las chicas

Ustedes tres se voltearon a ver & sonrieron.

Paul: mmm... no lo sé... cómo sería¿?
Martin: yo les puedo ayudar...
John: Martin, dame un cigarrillo
Martin: no se puede fumar adentro de zonas públicas
John: desde cuándo¿? - preguntó enojado-
Tú: desde que ese letrero está ahí -te diste vuelta hacia la entrada & señalaste el letrero de ''prohibido fumar''-

Continuará...

lunes, 18 de abril de 2011

Capi. 7*


En cuanto Paul cruzó la puerta, la mirada de los 2 se concentró en él. George lo veía molesto mientras Paul sólo sonreía, bien sabía lo que había pasado ahí adentro segundos antes de que él entrara.

Paul: buenos días -se acercó a ti & te dio un beso en la mejilla. Mientras le echó un vistazo a George para ver su reacción. A él no le agradó para nada- cómo amaneció (tn)¿?
Tú: ehh bien -contestaste un tanto nerviosa-
George: Paul, ayuda en algo & pon la mesa - le ordenó - los platos están en el cajón a lado del fregadero -señaló-
Tú: cómo sabes donde están¿? -preguntaste sorprendida-
George: eché un vistazo ayer - sonrió nervioso. Tú reíste-

Paul se acercó & sacó los platos para llevarlos a la mesa.

Ringo & John llegaron con las cosas. Richard traía las cosas más pesadas, mientras John traía consigo solo una botella de leche.

John: llegamos! -gritó desde la sala- vaya, vaya, por fin se despertó el bello durmiente

Paul le guiñó el ojos.

John dejó las cosas en la barra de la cocina & se puso a preparar el café junto a Ringo.

Pasaron 5 minutos cuando todos se sentaron a comer. George & Ringo servían la comida, ya que George no dejó que tú le ayudaras. ''Ya me ayudaste mucho (tn), además esta es tu casa''.

Paul te recorrió la silla & tú le agradeciste con una sonrisa. Él se sentó en la silla de a lado. George lo quiso hacer con la otra, pero John le ganó.

Terminaron de comer & tú te metiste a bañar.

Después de que saliste, John se metió. Tenían fila para bañarse.

Te fuiste a la sala a ver un poco de tele con Ringo.

Ringo: George es buen muchacho - dijo sin despegar los ojos de la televisión-
Tú: sí, lo sé pero... por qué lo dices¿?

Se acercó más a ti, observo a los lados & agregó:

Ringo: Paul es ''amor'' de semanas, después de que logra lo que quiere... bueno, ya sabes a que me refiero, se acaba todo -se te quedó viendo & se alejó de ti-

No entendiste nada, te paraste & te marchaste a tu habitación despidiéndote de Ringo.

Entraste & te pegaste a la puerta, una vez adentro sin abrir los ojos.

Voz: hola (tn) - saludó-

En cuanto oíste esa voz, abriste los ojos como plato & diste un salto.

Paul: tranquila -sonrió- no te asustes

Estaba frente a ti, con su mano colocado en tu hombro, moviéndose de arriba a abajo lentamente.

Tú: ahm... hola Paul -saludaste nerviosa- qué-qué haces aquí¿?
Paul: oh, te estaba esperando
Tú: a mí¿? -preguntaste sorprendida-
Paul: no, a Ringo. Claro que a ti tontita! -dijo con un tono amigable-
Tú: &... como para qué¿? -preguntaste mientras lograbas zafarte de él haciéndote a un lado-
Paul: quieres salir hoy a dar una vuelta¿?
Tú: ahm...

George estaba escuchando todo al otro lado de la puerta, & antes de que contestaras, tocó a ella.

En cuanto oíste el ruido del puño, la abriste.

Tú: George! - dijiste aliviada-

Paul salió enojado de la habitación.

George: pasaba algo¿? -preguntó mientras observaba como se alejaba Paul, con una mirada de sospecha puesta sobre él-
Tú: no-no nada -sonreíste nerviosa-
George: bien...

Se marchó a la sala & por fin pudiste suspirar aliviada. Te había salvado de aquel momento incómodo.

Mientras con George...

Se sentó en el sillón con los brazos cruzados & bien derecho.

Ringo: & ahora tú¿? Qué te hicieron¿? -preguntó casi riendo-
George: Paul invitó a (tn) a salir sabiendo que no tenemos ni un quinto!
Ringo: quiere ser algo caballeroso -rió. George lo volteó a ver serio- estaba bromeando -contestó serio-
George: pero vas a ver, tan pronto consiga empleo la voy a invitar a salir
Ringo: mira que tienes competencia & no cualquiera...

Las chicas llegaron 4 hrs. después. Se pusieron de acuerdo los siete para salir esa noche.

Se arreglaron todos. Los chicos se pusieron bufandas, gorros & lentes para camuflajearse & ustedes tan sólo unos suéteres para el frío. Salieron a eso de las 6 de la tarde.

Iban pasando por la calle Abbey Road cuando los chicos voltearon a ver una casa. ''Abbey Road Studios''. Quedaron un rato observándola cuando vieron salir a un hombre de aquel lugar.

Quedaron atónitos al verlo, un rostro tan conocido...

Continuará...

martes, 29 de marzo de 2011

Capi. 6*


Pasó una hora & media después de que hiciste el examen. Lo entregaste al profesor, tomaste tu bolso & saliste del salón.

Ya estaba todo oscuro para cuando saliste. Estabas caminando por los pasillos cuando alguien llegó detrás tuyo & te tocó los hombros, tu reacción fue darte vuelta asustada.

Paul: tranquila - dijo mientras sonreía por tu reacción-
Tú: no te habías ido¿? -preguntaste confundida-
Paul: tenía pendiente de que te quedaras sola -se encogió de brazos- así que me quedé aquí
Tú: bien, entonces... vamos a casa

Se dieron vuelta & se marcharon.

Cuando llegaron todos estaban reunidos en la sala. John, Isa, Ringo & Luisa jugaban el nintendo mientras George observaba la pantalla, sin prestarle atención, tenía una cara pensativa.

George: cómo les fue¿? -preguntó en cuanto aparecieron-
Tú: amm... bien
Paul: celos, George¿? -rió-
John: celos & envidia -se metió John, aún concentrado en el juego-
George: nadie te habló, John
John: &¿?, tengo el derecho de hablar -se defendió-
George: el que pregunte, no significa que tenga celos
John: excusas hay muchas
George: listo, ya está, me largo a dormir
Tú: ehm... yo también, a sido un día cansado -te diste vuelta hacia Paul- muchas gracias, Paul
Paul: no hay de que

Se acercó a ti & te dio un beso en la mejilla, te sonrojaste cuando lo hizo. No dijiste nada & te diste vuelta para ir a la habitación.

George se quedaría a dormir en el mini estudio, ya que no quería toparse con Lennon.

Los chicos se durmieron una hora después de que tú te habías ido, ya que Luisa e Isa tendrían examenes por la mañana.

A la mañana siguiente, fuiste la primera después de que las chicas se habían ido, en despertarse. Saliste de la habitación lentamente, pensando que todo había sido un sueño.

Llegaste a la sala & te detuviste ahí, te tallaste los ojos para observar mejor & verificar si era todo cierto. Entonces no viste nada.

Tu: todo fue un sueño -murmuraste desanimada-

Fuiste a la cocina por algo de comer. Luisa e Isa ya se habían preparado algo & desayunado, pero no te dejaron nada.

Tu: qué lindas amigas - murmuraste mientras colocaste los ojos en blanco-

Te diste vuelta para ir al refrigerador pero te llevaste un susto al darte vuelta.

George: (tn)!
Tú: ah! -gritaste- ustedes van a matarme
George: lo siento - se disculpó-
Tú: entonces no fue un sueño... -murmuraste sorprendida-
George: pensaste que todo había sido un sueño ehh -soltó una ligera risa- veo que no te dejaron desayuno... quieres que te ayude¿?
Tú: muchas gracias George -agradeciste con una sonrisa-

Mientras en la otra habitación...

John se estaba despertando, había quedado dormido en el sillón de espalda a la puerta, era por ello que no lo habías visto. Una parte de su cuerpo estaba sobre el sillón & la otra parte casi tocando el suelo, la de la cintura a la cabeza.

Se fue acomodando lentamente en el sillón para levantarse. Frotó sus ojos & los abrió lo más que pudo. Giró su cabeza & vio a Ringo en el sillón de enseguida.

John: Ringo... Ringo -comenzó a moverlo de lado a lado- Ringo...

Ringo no hacía caso, estaba completamente dormido. Cada vez lo empujaba más.

John: RINGO!!

Cuando al fin logró despertarlo, Ringo dio un salto & cayó al suelo, provocando una risa de burla en Lennon.

Ringo: qué¿?, qué¿?, qué¿? -se talló los ojos- dónde... dónde estoy¿? - se preguntaba a sí mismo, mientras observaba el lugar-
John: pedazo de imbécil! - le dio un golpe en la cabeza-

Richard al fin comprendió & se levantó del suelo con un salto.

El olor de comida llegó hasta ellos, saboreandola.

John: acompañame a la cocina

Ringo asintió & lo siguió.

Mientras contigo...

George sazonaba todo mientras tú a lado, cortabas las verduras.

Tú: eres buen cocinero, George - le felicitaste-
George: gracias -sonrió, manteniendo la vista en el sartén-

John & Ringo entraron a la cocina.

John: te dije Ringo, sabía que era George el que cocinaba, por eso olía tan mal -mintió a su compañero-

Se acercó al sartén & le echó un vistazo.

John: espero que los sazones bien -comentó mirando con los ojos entrecerrados a George-

George bufó & le entregó una media sonrisa.

Ringo: te ayudamos en algo, (tn)¿? - se ofreció-

Te diste vuelta & abriste el refrigerador.

Tú: toman jugo¿? -preguntaste sin quitarle la vista al refrigerador mientras lo examinabas-
John: por qué¿?, hace falta¿? -preguntó-
Tú: sí
Ringo: bien, nosotros vamos por él -sonrió-

Saliste de la habitación por el dinero. Cuando volviste Ringo & John ya estaban cerca de la puerta, esperándote.

Te acercaste a John & le estiraste la mano entregándole el dinero.

John: no te conviene entregármelo a mí -levantó la ceja, mientras tú lo mirabas seria- está bien -rió-
Tú: lo venden aquí abajo, también hace falta leche

Ringo asintió & salió de la habitación detrás de John. Volviste a la cocina con George.

Tú: cómo va¿? -preguntaste-
George: ya casi está -se volvió hacia ti- por cierto... qué lindo ojos tienes -sonrió-

Al decir eso, te ruborizaste completamente. Comenzaste a paste la mano por el cabello seguidamente & moviéndote nerviosa de lado a lado.

Tú: ahmm... gracias -agradeciste & sonreíste nerviosa- tú... tú también -te volteaste a otro lado para no ver su reacción-
George: nah, hablas en serio¿? -preguntó sorprendido-

Era tan penetrante su mirada que no podías verlo bien, te daba tanta vergüenza.

Tú: s-sí..., pero... por qué... te sorprendes. De seguro muchas chicas te lo han dicho
George: sí, me lo han dicho, pero nunca he sentido esa sinceridad en sus comentarios, hasta ahora...

Abriste los ojos como plato & te fuiste dando vuelta hacia él.

Tú: pero si apenas me conoces...
George: exacto, pero... siento algo entre tú & yo... no lo sé, jamás me ha pasado, es tan... raro

Esas 2 últimas frases... las sentiste tan...

La puerta de la cocina se abrió, era Paul. Había interrumpido todo.

Continuará...

martes, 15 de marzo de 2011

Capi. 5*


No dijiste nada, te diste vuelta & te volviste a sentar en el lugar donde antes te encontrabas.

Luisa: esto está...
Isa: loco

Quedaron en silencio, no podían crees que estaban frente a los Beatles, parecía un sueño...

John interrumpió.

John: & ahora...

Lo volteaste a ver, parecía que ya habías recuperado la memoria.

Tu: qué¿? esperas que nos lanzemos encima de ustedes¿?
George: la verdad...
John: sí
Tu: no lo haremos
Ringo: pero ella...

Señaló a Luisa, estaba mirando atentamente a John sin parpadear, parecía que le quería hacer algo.

John: tu amiga me da... miedo

John se hacía de un lado a otro & ella lo seguía con la mirada.

Tu: Luisa...

Isa la movió, ahí fue cuando reaccionó.

Luisa: ya, ya...

Volteaste a ver el reloj de pared.

Tu: demonios! Dios, chicos me tengo qué volver a la universidad
John: corrección: tienes que volver al infierno
Tu: podrían... esperar¿?
John: eso no te lo prometemos
Tu: ¬¬

Agarraste tus cosas & saliste del departamento, casi corriendo.

Estabas por cruzar la calle cuando escuchaste una voz pronunciando tu nombre, volteaste asustada.

Tu: Paul! [asustada]
Paul: perdón, no podía dejar que te fueras sola
Tu: amm... siempre me voy sola
Paul: no quieres que esta vez un hombre te acompañé¿? [levantó la ceja]
Tu: mi taxista lo hace siempre
Paul: -.-'', pero no es un Beatle
Tu: am... bueno, está buen

Mientras con los otros chicos...

Luisa ya les había enseñado toda la casa, desde la cocina hasta el baño, ahora se encontraban Ringo & John en el cuarto de ella, mientras Luisa recogía unas covijas.

Luisa: sientanse como en su casa

Ringo agradeció & se sentó en la orilla de la cama, a lado de John.

Luisa: bien, los dejo voy por algo

Les sonrió & salió de la habitación.

Ringo: sabes John, esto no está tan mal como lo pensé
John: claro que no Ringo, claro que no
Ringo: lo dices por Lu...
John: pues claro pedazo de imbécil, por quién pensabas¿?
Ringo: no, por nadie

George entró a la habitación & se encontró con los otros 2 chicos.

John: qué tanto hacías en el baño¿?
George: amm tardé menos de 5 minutos
John: claro
George: dónde está Paul¿?

Observaba toda la habitación.

John: ya sabes que ese hombre no puede estar una hora sin una chica a lado

George dejó de ver la habitación & lo volteó a ver.

George: espera... se fue con (tn)¿?
John: sí, pasa algo¿?
George: no, nada

Les dio la espalda & salió de la habitación.

Ringo: croe que a alguien le está empezando a gustar (tn)... (8)

Los 2 rieron.

Ringo: bien amigo, voy a convivir un rato

Le dio un golpesillo en el hombre & salió a la sala.

Isabella se encontraba ahí, viendo la tele

Ringo: Isabella

Volteó sorprendido & lo encontró con una sonrisa en el rostro.

Isa: Ringo... me asustaste

Se tocó la nariz.

Ringo: oh! maldita nariz mira lo que ocasionas!
Isa: [riendo] Dios, Ringo

Ringo la volteó a ver & también rio en silencio.

Ringo: aún sigo sorprendido...
Isa: igual nosotras... no podemos creer... estamos con los Beatles
Ringo: [riendo] no es la gran cosa, simplemente somos personas normales, como ustedes
Tu: sí, así es como los veo yo

Escucharon unas risas, Ringo se asomó por un lado de Isa observó a John hablando felizmente con Luisa en la cocina, eso le causó algo a Ringo. Isa se dio cuenta de lo que pasaba & se sintió algo incómoda.

Mientras contigo...

Estaban a unas cuadras por llegar a la universidad, en el camino Paul te contaba un poco de cómo eran los conciertos cuando The Beatles tocaban. Pero no hacías mucho caso, ya que la gente se les quedaba viendo muy raro.

Tu: se me olvida que vengo con un Beatle...
Paul: [riendo] lo dices por que se nos que...
Tu: sehh
Paul: [riendo] tendré qué comprarme unos lentes

Llegaron a la universidad.

Pararon en la entrada, suspiraste & te diste vuelta para despedirte de Paul.

Tu: bien Paul, aquí me quedo... te grabaste la ruta a casa¿?
Paul: sí
Tu: muchas gracias...

Se acercó a ti, te agarró delicadamente del brazo & te beso en la mejilla.

Tu: [sonrojada] ehm... muchas gracias

Te diste vuelta & te fuiste caminando... casi corriendo, Paul rio por tu reacción.

Continuará...
Continuará...